Descripción del proyecto

SOPORTE PANDÉMICO PARA CENTROS DE ACOGIDA INFANTIL

En 2019 ayudamos a financiar en Perú las obras de construcción de uno de los Centros de Acogida Infantil que gestiona MADES. Debido a la pandemia actual, se ha visto muy afectado el funcionamiento de este centro y de otro de similares características en Bolivia. Solicitan apoyo para hacer frente a todos los gastos añadidos que supone esta situación, tanto en material de protección como en alimentación.

Coste del proyecto 93.072,81€

Recaudado 0%

Con este proyecto queremos conseguir garantizar parte fundamental de la financiación de los Centros en las partidas de ALIMENTACIÓN y EDUCACIÓN, con ello favorecer un correcto crecimiento y desarrollo de todos los niños y jóvenes de los centros y contribuir a optimizar los procesos de formación, las actividades y enseñanzas de todos ellos. E igualmente obtener apoyo para la adquisición de ELEMENTOS DE PROTECCIÓN y ALIMENTOS para la población de ambos lugares, en estos momentos en que la situación de la pandemia en vez de remitir no termina de avanzar y la duración de las medidas se alarga en el tiempo. 

La Casa de Acogida Infantil “SHAYA” (Centro Poblado Saltur, Perú) centro de acogida para niñas en situación de vulnerabilidad, huérfanas o abandonadas abrió sus puertas el primero de abril del año 2019 gracias a la ayuda entre otros de Hora de Ayudar. Anteriormente era el Centro Comunitario MADES donde se asistía a toda la población, y  durante el año 2018-19 tuvo lugar el acondicionamiento del centro con la transformación de las antiguas estancias, para dar lugar a la actual casa de acogida. Cuenta con dos habitaciones con sus baterías de baños, un aula de computación, la biblioteca lugar de estudio con su librería, el comedor que hace a su vez de sala de estar, la cocina con su almacén para la realización de los menús y comidas diarias y se mantienen los consultorios médico y odontológico así como los baños públicos y la habitación de la persona residente con su baño. 

El Centro de Acogida Infantil “Adrián W. Paz” (Pueblo de Vilacaya, Bolivia)debe su nombre a quién fue una persona que marcó a todos los pueblos del distrito de Puna y alrededores. Matemático voluntario de origen belga, se ordenó de sacerdote años después y contribuyó de manera notable al desarrollo de una de las zonas más deprimidas de Bolivia. En memoria de ésta persona se construyó el centro de Acogida que tanto las autoridades del pueblo, Corregidor, Curaca y Cacique como la Congregación de las “Hijas de Jesús” que llevaban en la zona más de veinte años, determinaron su necesidad debido a la multitud de casos de orfandad y abandono. 

Nuestro compromiso se dirige tanto con el buen desarrollo de los niños y niñas de los Centros de Acogida Infantil, donde no solo se les apoyará hasta su mayoría de edad y finalización de la etapa escolar sino hasta dejarles bien preparados para afrontar la vida laboral y que puedan ser competitivos dentro de ella, así como con todos los habitantes del Centro Poblado Saltur y del Pueblo de Vilacaya, en especial aquellas familias más necesitadas, donde la dedicación y entrega de MADES a lo largo de tantos años hace que consideremos urgente actuar en la doble dirección y podamos aportar nuestro grano de arena en estos momentos de necesidad en todo el mundo. En el proceso de ayuda a la población la canalización de los apoyos se hace directamente a través nuestro en Perú y a través de la Congregación Misioneras de la Consolata en Bolivia, con quien llevamos a cabo la donación de elementos de primera necesidad para las familias del pueblo, siendo ellas las encargadas de su distribución. 

1-Objetivo general del proyecto 

(principal objetivo al cual se quiere que contribuya el proyecto a largo plazo) 

  • Garantizar la financiación de los Centros de Acogida Infantil. 
  • Contribuir a disminuir el riesgo socio-sanitario pandémico en los habitantes de los pueblos donde nos ubicamos. 

2-Objetivos específicos del proyecto 

(objetivos a alcanzar durante la ejecución del proyecto) 

  • Asegurar un buen aporte nutritivo en la alimentación de los niños y niñas del centro. 
  • Facilitar el acceso a equipos de protección personal frente al COVID-19 al personal de los centros y a las familias más necesitadas 
  • Contribuir a optimizar los procesos de formación, las actividades y enseñanzas a los niños del centro.
  • Deparar a las familias de extrema necesidad de una mejor solvencia económica para el mantenimiento de la canasta básica familiar.

3-Dentro de las acciones a desarrollar, acordes con este proyecto, estarían basadas en: 

  • Entrega de material sanitario de protección personal y de seguridad para el proceso pandémico; mascarillas quirúrgicas y KN-95, guantes de nitrilo, bandejas de colores desinfectantes, cascos con visor, dispensadores de jabón, gel, alcohol, pulverizadores, etc.  Además se entregarían garrafas de jabón liquido, garrafas de lejía, garrafas de agua mineral y material de necesidad como alimentos y ropa.
  • Entrega de material escolar para los estudios de los niños y jóvenes del poblado: tablets para seguimiento de tareas on line, apoyo a conexiones de internet, apoyo con material escolar diverso. 
  • Obtención de alimentos para los centros de acogida así como de materiales para el mantenimiento del proceso educativo acorde con la legislación vigente y de apoyo al proceso escolar de las niñas. 
  • Mantenimiento del personal: cubriendo las planillas en la medida de lo posible con los medios adecuados para su correcta actuación.

4-Beneficiarios del proyecto 

Niños y niñas en situación de vulnerabilidad, huérfanas o abandonadas de los Centros de Acogida Infantiles; actualmente 34 niños y jóvenes. En Perú 9 niñas: Claudia, Melisa, Maryori, Estrella, Mirian, Sandra, Rubí, Kiara y Xiomara. En Bolivia 25 niños y jóvenes: Elio, Elmer, Ariel, Benito, Rolando, Cirilo, Juan Beto, Henrry, Iber, Efraín, Edwin, Daniel, Eydan, Patrick, Felicia, Noemí, Agustina, Lourdes, Nayda, Eva, María Elena, Nailín, Lourdez y Nancy.  Además todas aquellas personas que trabajan en el mismo, Directoras, Trabajadoras Sociales, Psicólogas, Educadoras, Cocineras, Lavanderas, Guardianes, Contables y los Representantes Legales. 

Toda la población de los pueblos tanto del Centro Poblado Saltur con aproximadamente unos cuatro mil habitantes y con más énfasis en aquella población de extrema pobreza más necesitaba. Y toda la población del Pueblo de Vilacaya y su Cantón con aproximadamente unos mil habitantes y siempre centrados en aquella población de extrema pobreza más necesitaba. 

En el siguiente documento encontraréis información ampliada de este proyecto:

Proyecto_MADES_Hora_d_Ayudar_21

El inicio de la actual Pandemia mundial derivada del COVID-19 ha supuesto un hándicap importante tanto en el mantenimiento de los Centros de Acogida Infantil así como al sostenimiento diario de muchas familias del Centro Poblado Saltur y del Pueblo de Vilacaya y alrededores, dentro de lo que es nuestro ámbito de actuación tras más de 16 y 10 años respectivamente trabajando en la zona. La situación, tras la entrada en vigor de los Estados de Emergencia Nacional en todo el territorio y posteriores modificaciones, supuso una serie de restricciones de movimiento así como de medidas de protección y de seguridad para evitar el contagio de las personas a raíz de la pandemia del coronavirus. 

Con toda esta nueva situación los Centros de Acogida tuvieron que cerrar sus puertas y confinar a todos los niños, niñas y jóvenes en el centro. E igualmente las familias en la población en sus respectivas viviendas, donde siguen las restricciones legales con el cuidado en sus desplazamientos sobre todo a la hora de hacer las compras en los mercados, punto crítico al ser en ambos lugares un único lugar donde adquirir viandas. Si bien la situación se va normalizando y las restricciones son mucho más livianas, en la población se están mermando muchas economías familiares y la cobertura médica básica no llega a todos los grupos sociales de la misma manera. Además la obligatoriedad en el uso de equipos de protección personal conlleva un aumento del gasto familiar y en consecuencia repercute en la canasta básica mensual que se ve menguada e implica una menor disponibilidad en la adquisición de elementos de seguridad. 

En los Centros de Acogida Infantil son muchos los aspectos que cubrir para que su funcionamiento sea correcto y se puedan implementar todos los programas y actuaciones propias de un centro de estas características. Con la llegada de esta nueva situación las posibilidades de llevar a cabo actuaciones, eventos y actividades así como de generación de nuevos apoyos se ha quedado paralizado en la medida en que venían realizando. El confinamiento de todos los chicos en los centros, el control de todo el personal y las medidas de protección y seguridad han requerido actuaciones nuevas y ajustadas a las circunstancias de la pandemia. 

Centro Poblado Saltur, distrito de Zaña, provincia de Chiclayo, departamento de Lambayeque, Perú

MADES nos ha enviado el presupuesto de mantenimiento anual de los dos centros de acogida, disponibles para consulta en el siguiente documento:

Proyecto_MADES_Hora_d_Ayudar_21

El resumen es el siguiente:

Casa de acogida infantil Shaya: 71.690,17 USD

Centro de acogida infantil «Adrián W. Paz»: 40.675,21 USD

TOTAL: 112.365,38 USD = 93.072,81 Euros

Considerando las necesidades de sostenimiento para las partidas de alimentación y de personal de ambos centros y de apoyo a los pobladores de familias en situación de carestía y pobreza, derivada y agravada por la pandemia mundial del COVID-19 de ambas poblaciones, es por lo que venimos con el propósito de alcanzar el apoyo sanitario y social necesario para la situación pandémica sobrevenida, solicitar para el año 2021 apoyo económico. 

La forma de respaldo de los gastos sería con la presentación de los pagos de las planillas así como recibos de los gastos en alimentación llevados a cabo cada mes con respaldo certificado de los mismos por el contable administrativo que realiza la contabilidad.