Descripción del proyecto

DE COPAS Y TAPAS POR GAMBIA

El ambulatorio de KUWONKU presta asistencia al pueblo (2.000 habitantes) y a la comarca circundante (12.000 personas) de las etnias mandingas, serehules y fulas, bastantes de ellos viven en el linde de la pobreza. No hay ningún otro equipamiento sanitario en la zona y la única medicación que el gobierno cubre es la medicación antimalárica. El resto de la medicación lo van a aportar nuestras dos ONGs colaboradoras, que se harán cargo del presupuesto de farmacia para cubrir la asistencia habitual para esta población.

Coste del proyecto 10.000,00€

En 2015 las ONGs Jatakendeya y Blanes per Gambia (estas dos ONGs colaboradoras de HdA nos vuelven a presentar un proyecto de forma conjunta) se han hecho cargo del ambulatorio de Kuwonku. En este ambulatorio trabajan de manera regular dos enfermeros autóctonos enviados por el Gobierno de Gambia, y de manera esporádica el personal colaborador de Jatakendeya de forma voluntaria. El ambulatorio presta asistencia al pueblo (2.000 habitantes) y a la comarca circundante (12.000 personas) de las etnias mandingas, serehules y fulas. Estas etnias están establecidas en pequeños poblados, donde sobreviven con tareas agrícola-ganaderas. Bastantes de ellos viven en el linde de la pobreza. No hay ningún otro equipamiento sanitario en la zona, salvo un ambulatorio en la otra parte del rio Gambia en la ciudad de Basse, situado a una hora en Jeep o a varias horas por otros medios. La única medicación que el gobierno cubre es la medicación antimalárica. El resto de la medicación lo van a aportar nuestras dos ONGs colaboradoras, que se harán cargo del presupuesto de farmacia para cubrir la asistencia habitual para esta población.

Al margen este presupuesto ya cubierto por ellos, en estos pocos meses de gestión del mismo se ha detectado la necesidad de 4 partidas adicionales:

1- Dotación de leche en polvo para lactantes para atender los casos en que por falta de leche materna, se pone en riesgo vital a lactantes.

2- Dotación de suplementos antidesnutrición, preparados en sobres y barritas para paliar la desnutrición infantil, presente en la zona por: pobreza y/o déficits cualitativos de nutrientes y/o convalescencia de enfermedades graves.

3- Dotación de un fondo para emergencias. Se trata de un fondo para atender casos de difícil resolución en el ambulatorio de Kuwonku, como por ejemplo, asistencia continuada para dolencias crónicas como asma infantil, diabetes etc., además de aparatos ortopédicos como sillas de ruedas para niños con parálisis cerebral, que de otra forma no podrían asistir a la escuela.

4- Inicio del proyecto de utilización en la zona de copas menstruales, ya ensayado con éxito en Africa Oriental. Es un importantísimo avance en prevención de enfermedades derivadas de la falta de higiene, y permite paliar el aislamiento social de las mujeres durante los días de menstruación. (Ver más detalle en Justificación del proyecto) En el siguiente artículo se relata la exitosa experiencia de la introducción del uso de las copas menstruales en Africa oriental: COPAS MENSTRUALES

Como se ve detallado en el presupuesto del proyecto, se ha hecho un cálculo de que con aporte de 5.000 euros para el año 2015 y la continuidad de otros 5.000 euros en 2016, se podrían afrontar estos proyectos con garantías. El abastecimiento tanto de medicación como de las partidas descritas, sería posible gracias a la donación de HdA en unión con los fondos proporcionados por las ONGs que presentan el proyecto, ambas ONGs pequeñas pero muy activas y lo que es más importante, con presencia continuada en la zona.

ANTECEDENTES

En verano 2012 se fundó la ONG Jatakendeya, que contactó a través de unos conocidos con una ONG de Premia en Cataluña, encargada entonces de la gestión del ambulatorio de Kuwonku. Desde Jatakendeya les ofrecieron proporcionar médicos y fármacos para suplir las carencias del ambulatorio (con fondos de Premia se había arreglado el local, y Roser, cooperante afincada en Kuwonku, estaba ayudando con las curas y enfermedades leves). Gracias a esta conexión, surgió la relación entre Jatakendeya (Roger Mercade) y Blanes per Gambia (Pere Gual y Roser Bitlloch, residentes en Kuwonku), las dos ONGs que nos presentan este proyecto. En agosto 2012, Roger de jatakendeya viajó a Kuwonku, conoció personalmente a Pere y Roser, y en varias reuniones con autoridades sanitarias se acordó lo siguiente: Jatakendeya aportaría personal sanitario y fármacos, y el Gobierno proporcionaría enfermeros gambianos como personal trabajador del ambulatorio para que, al cabo de un año (agosto 2013) llevaran la asistencia sanitaria en solitario, con aportación de fármacos por parte del Gobierno de Gambia. Este compromiso se cumplió por ambas partes. En noviembre de 2014 llegaron dos enfermeros gambianos y una primera brigada de dos doctoras y una enfermera de Barcelona (estuvieron un mes). De enero a mayo, llegaron dos doctoras y una farmacéutica; y en agosto una brigada de cuatro médicos.

Aquí acababa el compromiso de Jatakendeya. El Gobierno manifiesta que no puede asumir la medicación del ambulatorio salvo la antimalárica, y mantiene los enfermeros locales. La ONG de Premia se hace cargo del aporte de fármacos de una forma bastante deficitaria, ya que esta ONG está sustentada por emigrantes de Kuwonku en la comarca del Maresme, al norte de Barcelona. se trata de un colectivo muy castigado por la crisis, y sus aportaciones para Gambia van disminuyendo según aumenta el paro en la comarca.

SITUACIÓN ACTUAL

En diciembre de 2014 se llegó a un acuerdo hacer una intervención a tres bandas para 2015, trabajando conjuntamente las ONG de Blanes per Gambia, la de Premia y Jatakendeya en la gestión del ambulatorio, quedando el aporte de los fármacos necesarios a cuenta de Blanes per Gambia y Jatakendeya. Se decidió, en reuniones con los habitantes de Kuwonku, establecer un pago asequible por cada visita y por los fármacos prescritos con el objetivo de hacer el funcionamiento del ambulatorio autosostenible. Las visitas serían a 25 dalasis (1/2 euro) los adultos y 15 dalasis los niños. La medicación, adquirida en un laboratorio de Gambia, se vendería a precio de coste (bastante más barata que en farmacias). Aunque lo mas importante es que se crea un comité de gente local, encargada de valorar las posibilidades económicas de los usuarios, para que toda la gente de la comarca (unas 12.000 personas), tengan absoluto derecho a visitarse y medicarse, gratuitamente si así se considera, o pagando la mitad, en función de las posibilidades de cada uno. De esta manera, con lo que se ingresa de las familias que pueden pagar las visitas y los medicamentos, se subvenciona la gratuidad de los que no pueden pagar.

JUSTIFICACIÓN DE CADA PARTIDA

En estos pocos meses de toma de contacto de nuevo con el ambulatorio de Kuwonku, se ha detectado una importante carencia en cuatro aspectos fundamentales:

Alimentación de lactantes sin acceso a leche materna, debido a fallecimiento, malnutrición o enfermedad de la madre. Para paliar el evidente riesgo de salud de estos bebés, se ha planteado la compra de leche en polvo y biberones para las familias en esta situación. Se está teniendo muy presente la importancia de la esterilización de los biberones y la adecuación del agua en el preparado de los biberones.

Suplementos alimenticios para niños desnutridos. Se plantea el abastecimiento al ambulatorio de varios tipos de concentrados nutritivos, como por ejemplo Plumpy-nut, que es un preparado alimenticio que se utiliza en lugares con malnutrición aguda de niños. Tiene con alto contenido calórico, mineral y vitamínico. En Kuwonku se dan estos casos de desnutrición debido a situaciones de pobreza, con déficits cualitativos de nutrientes (en la mejora de este aspecto en la nutrición está basado en gran parte el proyecto actualmente en marcha financiado por HdA), o convalecencias de enfermedades graves.

Copas menstruales: La ginecóloga madrileña Gema García Gálvez nos comenta la importancia de esta parte del proyecto. Ella fue una de las doctoras que trabajaron en Kuwonku en el verano de 2013, y se ha puesto recientemente en contacto con una empresa sueca, Intimina, que se ha comprometido a donar 200 copas para Kuwonku. En julio de este año viajará una avanzada de mujeres profesionales españolas para contactar sobre todo con las adolescentes del pueblo, y preparar los grupos de formación que la Dra. Gálvez dirigirá en su viaje en agosto. En esta avanzadilla se tratará de superar las barreras culturales (pudor), y las barreras por analfabetismo e idioma diferente mediante murales con dibujos, en los que se formará a las chicas en anatomía femenina e higiene tanto íntima como general.

Roser Bitlloch detectó este problema en conversaciones con las mujeres del pueblo, ya que la única medida higiénica a la que tienen acceso son unos simples trapos. Esto significa una evidente falta de higiene con las consiguientes enfermedades. Pero también supone un motivo de aislamiento social, de tal alcance que las chicas no acuden a la escuela si tienen la menstruación. Las copas menstruales suponen una alternativa económica, ecológica, saludable y sostenible, y pueden suponer un enorme avance en la mujer. La partida de esta parte del proyecto supone 100 copas menstruales más.

Fondo para emergencias: Como ejemplo de estos casos, nos presentan a Suleiman, hijo de Madí, figura clave en la relación entre Kuwonku y Cataluña. Suleiman nació normal, al año fue afecto (se supone) de meningitis y quedó con secuelas neurológicas: hipotonía grave muscular e incapacidad motriz, que le impide movilización y fonación. Roger Mercade, siquiatra jubilado, descubrió en una de sus visitas a Kuwonku que Suleiman controlaba esfínteres emitiendo un sonido de aviso, lo cual le hizo entender que es listo, consciente y prisionero de su incapacidades. Roger, impresionado, acudió al Instituto Guttmann, Hospital de Neurorehabilitación, y se comprometieron a viajar a valorarlo y, si el caso lo permite, iniciar rehabilitación ayudada por aparatos tipo caminadores.

IMG_20150208_184327909

Kuwonku, Gambia                                                                                       

Al proceder a la estimación del presupuesto de cada una de las 4 partidas propuestas hay que hacer constar 2 cosas: son cifras forzosamente estimativas y existen vasos comunicantes entre las 4 partidas. Por ejemplo, el caso ya descrito de  Suleiman va a ser valorado por especialista y posiblemente requiera caminadores o silla de ruedas. En tal caso, esta partida tendría prioridad sobre parte de las otras.
Los presupuestos anuales serían:
1- Lactancia artificial. De 100 a 150 cajas anuales+ biberones: 1.000 euros
2- Concentrados nutritivos para desnutrición. Calculando un coste medio de 1 euro por concentrado: 1.ooo euros
3- Fondo emergencias, medicamentos de enfermedades crónicas, aparatos ortopédicos: 2.000 euros
4- Copas menstruales (se inicia el proyecto con la donación Intimina de 200 unidades). Calculamos anualmente la compra de unas 100 unidades, con coste de 10 euros unidad: 1000 euros

Anexos

Como información adicional del proyecto, aquí tenéis dos links interesantes:

CONCENTRADO NUTRITIVO

EMPRESA DONANTE DE COPAS MENSTRUALES

Facturas de los medicamentos comprados por jatakendeya y Blanes per Gambia para el abastecimiento del ambulatorio, y listado de los medicamentos disponibles en la empresa farmacéutica de Gambia.

Factura farmacia 1

Factura farmacia 2

Médicamentos disponibles