Presentado por CooperAcció en marzo de 2017

Las viudas en India viven en una situación de extrema vulnerabilidad. Este proyecto pretende dotarlas de formación para reducir su pobreza y devolverles sus derechos fundamentales.

Uno de nuestros socios nos ha puesto en contacto con CooperAcció, una asociación de cooperación internacional que centra su trabajo en el logro de la equidad de género, como condición imprescindible para alcanzar la justicia social, el desarrollo humano sostenible y la paz. Nos cuentan lo siguiente:

Las mujeres viudas en India viven en una situación de extrema vulnerabilidad debido a las creencias socioculturales que hacen de ellas personas excluidas del núcleo familiar y social viéndose obligadas a renunciar al papel que la misma familia y sociedad le había asignado antes de la muerte del marido.

El proyecto “Widow’s Rights “ es una iniciativa de la ONG india BGM Social Service y de un grupo de personas en colaboración con CooperAcció que se han unido para desarrollar un proyecto que promueva el empoderamiento de las mujeres viudas y pobres de la zona rural de Neyyar Dam (Kerala) a través de la formación y de la promoción de las oportunidades de autoempleo, apoyando la creación de una comunidad solidaria que a su vez reduzca las desigualdades entre hombres y mujeres, y mejore las condiciones de vida y la autoestima de este grupo de mujeres. En estos dos vídeos se explica la situación y la idea de manera muy clara:

https://www.youtube.com/watch?v=UBZg-Q8xEjE

https://www.youtube.com/watch?v=mR19qKzp5Ek

BGM Social Service es una Asociación de Desarrollo Rural que trabaja desde hace 12 años para contribuir al desarrollo de las poblaciones rurales de Kerala, participando en su desarrollo financiero, social y cultural de forma sostenible y ecológica, y preservando su identidad cultural y la integridad de sus recursos.

CooperAcció es una asociación de cooperación internacional creada en 1994 y con sede en Barcelona, que contribuye desde sus acciones al empoderamiento de las mujeres, al pleno ejercicio de sus derechos y al logro de la equidad de género, como condiciones imprescindibles para llegar a la justicia social, al desarrollo humano sostenible y a la paz.

El proyecto VIUDAS DE KERALA que nos presenta CooperAcció con su contraparte india BGM Social Service Centre, es innovador porque que al crear iniciativas productivas bien gestionadas, rentables y viables, y mejorando las capacidades de gestión y organización de las mismas, se fortalece la economía solidaria, promocionando una economía justa y equitativa, y participando al mismo tiempo en la creación de un nuevo tejido social.

Se pretende dotar al colectivo de viudas beneficiarias directas del proyecto (125) de formación para conseguir un trabajo digno que las saque de la pobreza, y que mejore su situación social y cultural en cuanto a derechos fundamentales, tanto suyos como de sus hijos menores.

Este tipo de proyecto colabora en la visualización de las mujeres como sujetas activas relevantes en la economía de la zona. De esta forma, el proyecto pretende, además, sentar las bases para un cambio en la percepción social de las mujeres socialmente excluidas. Se espera que las mujeres viudas mejoren su autonomía y su capacidad de decisión en los asuntos sociales y económicos de la zona, aumentando su poder de decisión en la familia y su estatus social en la comunidad y, en consecuencia, que la exclusión social, la discriminación y la desigualdad de género disminuyan.

El plan contempla los siguientes proyectos económicos, seleccionandos tres microproyectos de los propuestos, después de haberse efectuado un Plan de Negocio para cada uno de ellos:

Sastrería básica: Confección de ropa para mujeres y niños. Algunas piezas para uso doméstico, sábanas, almohadas.

Fabricación , distribución y venta de Papadoms. Fabricación doméstica, y venta en algunos puntos de los pueblos.

Fabricación de velas y distribución.

Los grupos recibirán un acompañamiento continuado en todo el proceso de implementación de los microproyectos para facilitar la incorporación de las estrategias y herramientas de gestión, producción y comercialización trabajadas en los procesos formativos. El proyecto contará con una asesora de género local para asegurar la reflexión y transversalización de género a lo largo de la ejecución.

 

 

El proyecto se basa en los derechos socioeconómicos, culturales y de género de las mujeres y considera que, para avanzar hacia ellos, es necesario que las mujeres tengan acceso y control de los recursos económicos de sus territorios. Este derecho es fundamental para lograr un desarrollo real, justo y equitativo de los territorios. Para ello, se ha elaborado una estrategia de empoderamiento económico de las mujeres. El proyecto parte de la premisa que al facilitar el acceso a la información, capacitación y recursos financieros a las mujeres, se favorece la cultura empresarial y se impulsa el autoempleo, el acceso al trabajo en condiciones justas y a la generación de ingresos, lo que contribuye al empoderamiento económico y social de las mujeres viudas y al desarrollo de los 10 pueblos de la zona de Neyyar dam.

Contexto general de la situación de las mujeres viudas en la India

En India hay aproximadamente 43 millones de mujeres viudas (7’4% del censo de mujeres), comparada con los 12’2 millones de hombres viudos (1’9 % del censo de población masculina), que no tienen los mismos derechos que los hombres dentro de la sociedad y que están obligadas a enfrentarse a muchas discriminaciones.

Desde el mismo momento de la muerte de sus esposos, y en nombre de la cultura y la religión, las viudas pobres están socialmente condenadas a la exclusión forzosa y se las priva de todos sus derechos: derecho a vivir una vida digna, derecho a la movilidad, derecho a asumir liderazgo, derecho a la propiedad, derecho a vestirse como quieran.

A partir del momento de la viudedad deben hacer frente a un conjunto de restricciones sociales y a un vacío de protección social, aunque el gobierno contempla una pensión de 800 Rupias (10’7 €). Estas restricciones han sido bien documentadas e incluyen, entre otros: aislamiento social debido a la obligación de permanecer en el pueblo del marido, restricciones en las oportunidades de trabajo, dificultades legales para defender sus derechos respecto a las propiedades del marido, poco o ningún soporte desde la familia del marido, y escaso o nulo soporte económico en ausencia de un hijo adulto. La inestabilidad financiera y la falta de seguridad en el trabajo, ha forzado a muchas de estas mujeres, solas o cabezas de familia monoparentales, a cambios en sus localidades, viéndose privadas de derechos básicos como la alimentación, la casa y el acceso a la salud y al agua, implicando también los derechos de sus hijos e hijas menores.

El hecho de convertirse en viuda, conlleva en muchas ocasiones un estigma de “vergüenza“ social que facilita el que se conviertan a menudo en objeto de discriminación y abuso en su entorno familiar, social y en su lugar de trabajo, hechos que tienen un impacto negativo tanto en su salud física como psicológica, culpabilizándose en ocasiones de la muerte del marido, sobretodo en los casos en los que la causa de muerte del marido haya sido el suicidio o el SIDA.

En las zonas más tradicionales, a la mujer sólo se la reconoce como persona dentro del matrimonio. Sin él, no tiene identidad ni familiar, ni social ni religiosa. El nivel de estigmatización y exclusión puede variar según las normas de una sociedad en concreto, variando desde “la muerte social” en algunas partes del Norte de India hasta las burlas y habladurías en Kerala.

Los matrimonios en segundas nupcias de las mujeres viudas, están condicionados por las normas sociales y pueden vincularse a la clase social o a la casta de la mujer. Muchas mujeres no están dispuestas a volverse a casar por el temor a que el nuevo marido no trate bien a sus hijas o hijos, aunque el hecho de ser madres disminuye las oportunidades de boda para ellas.

India ha hecho esfuerzos para cambiar la situación de esta parte de la población que vive en condiciones difíciles de calificar debido a varias razones como las tradiciones culturales, el analfabetismo, la baja productividad de la tierra, la falta de participación social de estas personas y el crecimiento de los problemas socioeconómicos entre la población del campo, especialmente entre las mujeres y los actores más débiles de la sociedad, situaciones todas ellas de difícil resolución.

Las beneficiarias directas del proyecto son 125 mujeres viudas de la zona de Neyyar Dam. Según informes de BGM, el 7% del total de las mujeres de la zona Neyyar Dam son mujeres viudas en edades comprendidas desde los 35 hasta más de 70 años. Las mujeres beneficiarias del proyecto pertenecen a las castas predominantes en la zona, habiendo un número considerable de mujeres dalit (sistema de casta más bajo). Solo un 10% han terminado los estudios primarios, situación ésta que dificulta el acceso a la información y a las nuevas tecnologías. La media de edad de estas mujeres se sitúa en los 55 años. El 93% recibe una pensión del gobierno de 800 rupias (10’70€), mientras que el 50% no tiene ningún empleo y la mayoría son trabajos proporcionados por el gobierno de 100 días al año como limpiadoras de carreteras o “collies”.

Estas mujeres viven de forma aislada del resto de la comunidad, sin ningún tipo de cohesión social ni de conciencia de grupo, lo que favorece la marginalización y la invisibilidad. En la mayoría de casos no tienen ninguna formación básica ni disponen de las herramientas necesarias para poder desarrollar alguna actividad que contribuya a aumentar su autoestima así como sus ingresos.

Sobre la salud de las mujeres viudas de la zona de Neyyar Dam, aparecen como problemas importantes el estado nutricional de las mujeres, las enfermedades derivadas de la falta de acceso al agua potable, problemas relacionados con la salud mental, depresiones y agresiones físicas y asedio sexual motivados por el uso y abuso del alcohol por parte de algunos hombres tanto de la familia como de la comunidad.

La gran mayoría trabajan de un modo ocasional en tareas que reportan unos ingresos también ocasionales, recogen maderas y ramas en el bosque que venden por las casas para cocinar, limpian casas, venden y elaboran algunos productos como los papadum, y otras se ven obligadas a mendigar.

La población beneficiaria del proyecto vive en pueblos que se encuentran en un radio de 40 quilómetros de Thiruvananthapuram, y a 30 quilómetros de Kovalam Beach. Es una zona con un gran potencial turístico pues se encuentra en el parque natural de la colina de Shaya Mountain que atrae a un gran número de visitantes, tanto locales como extranjeros atraídos éstos últimos por la práctica del yoga y la medicina ayurveda extendida en todo el estado de Kerala.

La mayor parte de las personas que viven en la zona lo hace en asentamientos tribales, perteneciendo a los estratos más pobres de la sociedad, viven en pequeñas casas, inclusos en cabañas, y su economía se basa en los cultivos de caucho, cocos, pimienta, jackfruits, plátanos, plantas medicinales y tapioca. La poca disponibilidad de tierra cultivable, así como el trabajo estacional, contribuye en que los ingresos por familia no sean suficientes para cubrir las necesidades básicas en alimentación, salud y educación, siendo los ingresos medios por mes alrededor de los 15 euros por familia.

A pesar de estar inmersas en un sistema de economía de subsistencia, que reporta escasos o nulos beneficios monetarios, nunca se han agrupado en Asociaciones para poner en marcha actividades generadoras de ingresos, posiblemente debido a que el contexto sociocultural no favorece el desarrollo de sus potencialidades. Sin embargo, las mujeres viudas han demostrado motivación e interés para incorporarse a los espacios laborales. Las mujeres que participaron en la formulación de la propuesta del proyecto, manifestaron la necesidad de fortalecer sus capacidades emprendedoras, pues son conscientes de que los microproyectos propuestos necesitan de una formación en capacidad de gestión, del conocimiento de los circuitos de comercialización y de promoción de los bienes producidos.

Durante la formulación de la propuesta se identificaron unos obstáculos para el empoderamiento económico de las mujeres, y son los siguientes:

● Falta de poder de decisión, tanto familiar, social o político de las mujeres. La participación de las mujeres en la toma de decisiones es prácticamente inexistente .

● Las mujeres viudas no cuentan con los recursos necesarios para iniciar emprendimientos propios.

● La no integración del enfoque de género y desarrollo a nivel público acentúan las discriminaciones contra las mujeres.

● Las mujeres NO se agrupan para unir recursos para poder llevar a cabo actividades generadoras de ingresos.

● Falta de acceso a la información, falta de conocimientos sobre técnicas de organización y gestión; nulo conocimiento técnico de producción y comercialización y falta de acceso a un capital de base suficiente.

● Falta de auto estima en el colectivo de viudas.

Así, el objectivo general del proyecto es el de contribuir a la autonomía socioeconómica de las mujeres viudas de la zona de Neyyar Dam, Kerala, India. Más concretamente, el objetivo específico es fortalecer las capacidades socioeconómicas de las mujeres viudas de Neyyar Dam.

Neyyar Dam, Kerala, India

En el proyecto detallado que se puede consultar en los ANEXOS, se presentan los presupuestos de cada uno de los talleres de formación a viudas que contempla el programa. CooperAcció nos solicita cubrir la parte de Costes Administrativos según el siguiente cuadro:

Anexos

Documento completo del proyecto con información complementaria sobre la situación de las viudas en la India, sobre los objetivos fundamentales del proyecto, y sobre su manera de conseguirlos:

WidowsRights


Presentación completa de la ONG barcelonesa COOPERACCIÓ:

Presentación Cooperacció


Presentación de la ONG BGM Social Service, y su relación con CooperAcció:

Relación con BGM

18-07-17. Vídeos sobre el curso de sastrería, parece que las mujeres están muy animadas con este aprendizaje:

 


27-05-17. Tras una reunión en Barcelona con Marisa Ros, la encargada del proyecto en Cooperacció, y de hacer la transferencia del importe completo solicitado, Marisa viajó a Kerala para poner en marcha los talleres. Hemos recibido estas fotos y vídeos de los primeros pasos: han alquilado una casa como local de formación, han contratado a los profesores a los que darán formación, etc. Están todos muy ilusionados y muy agradecidos por nuestro apoyo.